Peña Madrid (1.965 m) desde La Cebollada, Travesía Sierra Ferrera (mayo 2010)

TRAVESÍA Nº 405 – 30/05/2010 – LA FUEVA Y SOBRARBE. POR LA EXTENSA FALDA DE SIERRA FERRERA
LA CABEZONADA – COLLADO DE LOS SANTOS – PEÑA MADRID – ERMITA DE LA ESPELUNCA – MONASTERIO DE SAN VICTORIÁN

Crónica de la organización (en la web de Peña Guara)
La Cabezonada es una pequeña población asentada al norte del municipio de La Fueva, con siete casas aisladas y muy dispersas en suaves laderas entre barrancos, que se encuentra en la carretera de Campo hacia Aínsa pasado el llamativo núcleo de Foradada de Toscar. Descendemos del autobús en una mañana preciosa de este último domingo de Mayo y como siempre son los perros los que vienen a darnos la bienvenida. Pero por poco rato, puesto que en cuestión de minutos ya estamos enfilando la pista desde la que en corto tramo, tomamos la senda sin ningún tipo de señalización, mojones aparte, y por la que en fuerte y variado ascenso pretendemos ascender al Collado del Santo.
Ya hace calor a estas primeras horas, pero queda mitigado por la suave brisa dominante y la sombra que proporciona el variado arbolado que jalona el recorrido. Además se camina muy bien puesto que las recientes lluvias han dejado el sendero humedecido, que por otra parte al pisar las hierbas que lo flanquean, especialmente tomillos, proporcionan unos aromas muy gratos. A juzgar por los carteles que hemos visto en La Cabezonada, tiene que ser ésta una zona muy propicia a las diversas variedades de setas. Dejamos las carrascas para adentrarnos por el pinar en una ininterrumpida serie de lazadas, hasta que alcanzamos una zona cercana a Peña Foratón en la que decidimos parar a almorzar y solazarnos con la gran panorámica que se nos ofrece. Guara se ha desprendido de casi toda la nieve que hasta hace unos días mantenía en su cara norte.

Falta menos para el collado y la senda se hace más pendiente aunque sin perder por ello la belleza que la caracteriza. Potentes bojes y colonizadores erizones parece que se quieren poner de acuerdo para engullir el sendero, pero no lo van a conseguir puesto que de momento viene con asiduidad un montañero desde Tierrantona, a dejar expedito el paso. En un punto determinado nos topamos con lo que parece un escalón y no es otra cosa, a nuestro entender, que la plataforma de la senda que viene desde Foradada. Un poco más adelante llegamos al tramo señalizado como P.R. HU-139 procedente de San Juan de Toledo y continuando por él, en algunos minutos llegamos al collado del Santo, junto a su cruz de hierro y la tablilla que indica sus 1.796 metros de altitud. Merecido descanso mientras contemplamos la cercana vista de una parte de Cotiella con bastante nieve y la inmensa panorámica hacia el sur. Afortunadamente se ha nublado y emprendemos el descenso por el mismo itinerario de subida hasta llegar precisamente a la señal del P.R. mencionado, introduciéndonos en una vasta zona de prados y en cuyo inicio se halla el poste direccional que señala los itinerarios hacia San Juan de Toledo y Collado del Santo, así como a la Caseta-Refugio de La Soma de la Estiva. Hacia ella nos dirigimos por medio de los prados y las mil flores que alegran la vista. El tramo final hacia La Soma se hace un tanto penoso por el calor -ya se han ido las nubes- y como ya son las tres de la tarde, lo mejor que podemos hacer es disponernos a comer tranquilamente en este privilegiado mirador, que en breves fechas las vacas aprovecharán también para degustar su fina y nutritiva hierba.

Continuamos por la falda de Sierra Ferrera junto a los canchales desprendidos de sus altivos roquedos. Rellenamos cantimploras con fresca agua que también es utilizada en abrevaderos y en recorrido prácticamente llano nos vamos acercando hacia la Canal de la Forquiella, que atravesamos saboreando su esplendor. El calor continúa pero en cierto modo vuelve a ser mitigado cuando arribamos a otra estupenda fuente en la que “a morro” degustamos su frescura. Peña Madrid la estamos contemplando a escasos metros sobre nuestras cabezas. Nuevo descanso y reagrupamiento. Las panorámicas hacia el sur son impresionantes con toda La Fueva a la vista y los pueblecitos que jalonan la ruta junto a la carretera o el amplio fondo de tierra baja. El Turbón nos ofrece su bonita fachada oeste y en esta contemplación podríamos estar mucho rato, pero ahora toca bajar… y fuerte hacia la ermita rupestre de la Espelunga, un trayecto que ya hemos efectuado en otras ocasiones. Cuando apenas hemos comenzado el descenso nos encontramos con la primera sorpresa. Un tramo del itinerario parece ser que se ha desprendido y tenemos que hacer filigranas en el barranco para retomarlo. Es un primer tramo como muy vertiginoso y entretenido en el que hay que perder tiempo para evitar problemas. Cuando ya parece que estamos en mejor terreno viene la segunda sorpresa. Un ciervo a gran velocidad cruza por medio de los senderistas y se pierde barranco abajo, posiblemente “tocado” por el fuerte golpe que se ha dado en una roca. El susto es mayúsculo pero como no ha lesionado a nadie, pues para debajo de nuevo. Minutos más tarde ya son visibles algunos elementos de la ermita y precisamente la tercera sorpresa es ver cómo ha quedado de bien restaurada la Espelunga y la eliminación de la vegetación de su entorno. Indudablemente merece la pena hacer el recorrido de apenas dos kilómetros con sus 250 metros de desnivel desde el Monasterio de San Victorián, para contemplar de paso la recoleta y también restaurada ermita de San Antón.

Al fin y con un poco de retraso sobre el horario previsto, estamos una vez más en San Victorián, punto final previsto de la magnífica travesía realizada. Y decimos previsto, porque el autobús -por extrañas razones- no nos va a recoger aquí. Está aparcado en la entrada de un establecimiento hostelero carretera arriba de Los Molinos. O sea que unos por asfalto y otros por antiguos senderos y trochas, vamos llegando hasta él. Cansados pero muy contentos. Hemos disfrutado un estupendo día haciendo senderismo de montaña, paso a paso, como es consustancial con esta actividad. La epopeya del autobús para llegar hasta donde nos esperaba y las vicisitudes anteriores y posteriores, así como el por qué llegamos a Huesca en los primeros minutos del lunes 31, lo dejamos para el recuerdo de los participantes y conductores implicados. Prima lo deportivo.

Álbum de la excursión (pincha en la imagen):

Mapa de la travesía 405:

Perfil de la travesía 405:

Anuncios

Acerca de Miguel Vaquero Herrera

Profesor de Secundaria, IES "Miguel Catalán" Zaragoza. Coordinador Plan de convivencia. Aficionado a la montaña y la informática. mfvaquero@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Cumbres 2010, Sendas 2010 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Peña Madrid (1.965 m) desde La Cebollada, Travesía Sierra Ferrera (mayo 2010)

  1. jane dijo:

    Hola Miguel, que tal. Buscaba informacion sobre la Peña Madrid de Ferrera y encontré tu reseña. Gracias por ella. Pues, tengo una pregunta. ¿Sabes algo de una subida hasta la cima de la Peña Madrid? Es que tengo un libro de rutas (pero muy antiguo) que habla de una subida desde la Soma de Estiva, pasando por la Forquiello y Selbaplana y luego Madrid. Pero me gustaria tener informacion un poco mas .. corriente! Si sepas algo, estaría muy agradecida. (Perdoname mi español)… gracias de nuevo por la reseña. un saludo, jane.

    • Miguel Vaquero dijo:

      Un poco tarde pero te respondo. No se demasiado de esa zona, nos llevaron en grupo organizado y nos guiaron. Lo siento pero no te puedo ayudar con más información.
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s